¿Cómo lavar sábanas de algodón pima sin dañarlas?

Comentarios:

0
 0
lavar sábanas de algodón pima

Tener en casa un juego de sábanas de algodón pima es la mejor recomendación que podríamos hacerte. Ya que poseen muchas más ventajas que desventajas, por ello son las más codiciadas y buscadas. Por ello es que muchos se preguntan cómo lavar sábanas de algodón pima de manera correcta, pues es más sencillo de lo que tú crees. Primeramente te diremos que estas sábanas son las más suaves de todas por sus fibras únicas de algodón. Además son de las más duraderas y resistentes, ya que te duraran muchos años. El color no se ira destiñendo a diferencia de las otras sábanas de menor calidad. Una de las contras que tienen estas sábanas es su valor, ya que son de las más costosas, pero sin dudas lo amortizaras con el tiempo por su durabilidad. El primer paso para cómo lavar sábanas de algodón pima es saber que productos de limpieza usar y cuáles no. Lo que te aconsejamos para cómo lavar sábanas de algodón pima es que no uses ni cloro, ni lavandina ni suavizante, ya que podrías o bien desteñirlas o endurecer las fibras de algodón.

Lo que te recomendamos es que uses la lavadora o lavarropas con detergente o polvo para ropa suave. Lo que debes hacer para cómo lavar sábanas de algodón pima es colocara estas en la lavadora sin ninguna otra prenda, sabana, ropa, etc. El ciclo de lavado te aconsejamos que lo pongas en ropa delicada o suave, con agua tibia o fría, pero nunca caliente. Como dijimos para saber cómo lavar sábanas de algodón pima debes usar un detergente en polvo suave y en la medida justa. El centrifugado debe ser lo más suave y corto posible, ya que podrías dañar esta suave tela. Si no puedes cambiar el tipo de centrifugado lo más aconsejable es que lo cortes a la mitad del tiempo. Una vez sacadas de la lavadora las puedes colocar en la secadora, es en este punto donde debes estar atenta, la secadora debe estar a mínima temperatura o solamente con un ciclo de aire. El último paso para lavar sábanas de algodón pima es retirarlas de la secadora, sacudirlas un poco, doblarlas y guardarlas o directamente usarlas en nuestra cama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *