Quitar manchas de marcador permanente de forma casera

Comentarios:

0
 0
quitar manchas de marcador permanente

Seguramente cuando trabajas en una oficina, o cuando tienes un pizarrón y usas marcadores permanentes corres el riesgo de mancharte las manos y la ropa. Es este producto uno de los peores enemigos de las prendas de vestir, ya que el objetivo de estos marcadores es adherirse y no borrarse nunca. Hoy te enseñaremos como quitar manchas de marcador permanente de forma simple y sencilla, con objetos y productos que tienes habitualmente en tu hogar. Una de las maneras de eliminar permanentemente estas manchas es usando lejía o lavandina. Debes diluir un chorrito de lavandina en un balde de agua y colocar la zona manchada en ella. Muchas veces la mancha sale rápidamente, pero en otras ocasiones debes dejarla remojar un rato. Debes tener cuidado y vigilar la ropa para que no se dañe, luego que haya salido la mancha la debes lavar como harías habitualmente. Otra manera de quitar manchas de marcador permanente es usando una mezcla de leche, bórax, jugo de limón y vinagre blanco o de alcohol. Mezcla estos ingredientes en un bol y aplícalo directamente sobre la mancha y deja reposar unos diez minutos.

Pasado ese tiempo usa una esponja mojada en agua y aplica un poco de presión sobre esta pero sin fregar y frotar. Por último debes lavarla normalmente a mano o en la lavadora. Este método es especialmente útil y efectivo para prendas de seda. Otra manera de quitar manchas de marcador permanente de las prendas es usando jugo de limón o de lima. Debes usar un trozo de algodón remojado en jugo de limón y dar pequeños toquecitos a modo de presión sobre la mancha hasta que esta se vaya completamente. Luego la puedes lavar normalmente. Este último método lo podemos usar en casi todos los tejidos, cortinas y prendas de vestir. Si la prenda es más delicada diluye el jugo de limón en agua. Otra manera de quitar manchas de marcador permanente es usando acetona o alcohol etílico. Usaras el mismo sistema que con el jugo de limón, o sea un trozo de algodón remojado en alcohol o acetona, sin refregar, solo haciendo un poco presión. Una vez que saques la mancha la puedes lavar normalmente en la lavadora. Este último método es particularmente efectivo en las toallas y sabanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *