bordados a mano

Bordados a mano, una cuestión de estilo

Los bordados a mano, son indiscutiblemente un arte, una técnica que nos permite decorar piezas textiles de las más variadas, que además de utilizar la aguja y el hilo para permitir bordar, se usan otros elementos decorativos, como las lentejuelas, las piedras, o los canutillos en los hilos.
Los bordados a mano, se han pasado de generación y generación, en los que desde nuestras abuelas vienen viajando en el tiempo, ahora es una técnica que se está dejando de lado, por el advenimiento de los bordados computarizados que se hacen a través de logos en las maquinarias, que por cierto son mucho más rápidas, para casos en los que se necesitan promociones, publicidad y entrega rápida, (grandes cadenas de hoteles, lanzamientos de productos, exposiciones, entre otras).
Ahora bien, el bordado computarizado, ha dejado de lado a los bordados a mano, pero no del todo, porque hay casos en los que se necesitan bordados puntuales en manteles, toallas, sábanas, o prendas artesanales de vestir, que por cierto están de moda y gustan mucho.
Si por ejemplo vamos a una tienda de accesorios, vemos las carteras, o los bolsos de telas que están bordadas y no precisamente de manera computarizada, sino a mano, con el agregado de los que queramos, piedras, o canutillos, strass, o lentejuelas pero el bordado a mano, se luce en ellas.
El bordado hoy se hace a mano, en máquinas de coser que tienen la particularidad de bordar también, y los computarizados que tanto se está hablando en los últimos tiempos y que consiste en un logo que se encuentra en los programas de computación.

Lugares para aprender

No obstante, hay excelente cursos de bordados a mano, en la actualidad y los podemos tomar tanto presenciales como virtuales porque los hay de ambas formas, o comprar las revistas en fascículos coleccionables para aprender las milenarias técnicas de bordados a mano, y hacer de ellos una salida laboral muy interesante, ya que si tenemos la práctica, no resultan para nada difíciles.
Se considera una labor artesanal, y realmente cualquiera puede probar en hacerlo, desde niños de ocho años hasta personas de la tercera edad, que son por cierto las que los hacen a la perfección, porque una de las cosas que se necesitan es mucha paciencia, y tiempo, para efectuar los más bonitos diseños de bordados a mano.
Los puntos de estos bordados son muchos, pero para los principiantes el punto cruz, es el más común y sencillo de hacer, y para lograr esos trabajos excelentes, que vemos en muchos lugares, hay que practicar mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.