cómo lavar un edredón de plumas

¿Cómo lavar un edredón de plumas?

Los edredones se pueden presentar de tres tipos de rellenos, pero en muchos diseños y colores, así nos encontramos con los de plumas, los de plumón, y los de fibras, que son lindísimos hasta que se nos ensucian y llega la hora de lavarlos.
En la mayoría de los casos los edredones tienen una leyenda que dice que se deben lavar en seco, pero estos lavados cuestan caros y a veces sus valores son tan altos así como un edredón nuevo, por eso que se nos hace necesario aprender a cómo lavar un edredón de plumas específicamente, que suele ser el más difícil, ya que en el medio suele achatarse demasiado.
En principio si lo queremos lavar en la lavadora de la casa, tenemos que ver el tema del tamaño, ya que si se trata de una cama matrimonial, y la lavadora es una convencional, será un tema imposible, pero si tenemos una lavadora que nos soluciona la vida entonces sí podemos comenzar con la tarea.
En primer lugar hay que sacar el edredón de la cama, y sacudir lo que más podamos afuera, para quitarles cualquier partícula que pudieran tener, luego buscaremos el jabón, el suavizante para ropas, de muy buena calidad, y si se trata de un edredón blanco, debemos colocarles blanqueadores o unas gotas de cloro, sin exagerar claro.

Todas las respuestas

¿ Cómo lavar un edredón de plumas ?, esto puede significar una tarea que requiera de toda la paciencia que tenemos, pero no es imposible, de todas formas hay que tener en cuenta que en general lo debemos hacer en un día de muy poca humedad, ya que el secador de la misma lavadora nos puede acelerar la tarea, pero siempre es mejor dejarlo airear al sol, nuestro amigo inseparable en cuestiones de lavados de ropa.
Una vez que se ha elegido el programa que mejor se adecue a la prenda por el tipo de telas, el lavado se ha concretado, y se lo enjuagará con la ayuda del suavizante perfumado, y el secado hace el resto.
Pero aquí existe un secreto que no todos saben y es simplemente agregar en la lavadora junto al edredón de plumas, unas dos o tres pelotas de tenis para que el edredón se esponje.
Si así y todo el edredón de plumas se encuentra muy chatito, no se alarme porque cuando lo sacamos de la lavadora, eso es muy normal, pero en cuanto todo se seque, este volverá a la normalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *