mantas polares

Mantas polares, el mejor remedio contra el frío

Las mantas polares son las elegidas siempre para colocar en todos lados, en las camas, en el sillón, en el sofá, en las sillas de la sala, en los pies de la cama, en ese puf que tienes en el cuarto, en fin son decorativas, abrigadas y muy cálidas.
Los colores con los que las vemos son por demás bellos, encontrando toda la gama de azules, de verdes, de rosas, es decir que si necesitamos una de ellas, los colores se adaptan a toda circunstancia, para bebes, para niños, o niñas, adolescentes, adultos y personas mayores.
Son además muy prácticas, y los precios muy económicos, razones más que sobradas para que todos quieran tener una de ellas en la casa.
Aceptan otras decoraciones y/o detalles como los pompones, los flecos, los bordados, las aplicaciones de telas, y hasta se las hace con fotos personalizadas.
Sí, las mantas polares, son las más elegidas del momento.
A pesar de su bajo precio, muchos las confeccionan en forma casera, porque además de todo lo anterior son muy fáciles de hacer, porque el polar es una tela que tiene la particularidad de ser sencilla de trabajar, se la puede coser, bordar y agregar tejidos como el crochet.

La polifuncionalidad de esta tela

Son muy pocos los elementos que necesitamos para hacer una manta polar, y es la tela elegida en el color que deseamos, y la medida, los hilos para dar las terminaciones, la tijera para cortar, y la máquina de coser para terminarla, cintas al bies, o bien lanas para bordar con un punto para los laterales.
Con la tela polar se hacen otras confecciones como la ropa para el bebe, porque es muy abrigada para el invierno, con ella se hacen pijamas para niños, y niñas en divertidos colores, fundas para almohadones, se hacen otras artesanías como forros de cajas, entre otras cosas.
La verdad es que es muy fácil conseguir mantas polares en el mercado actual, solo basta con elegir el color, y salir a la búsqueda, los precios son económicos, mucho menos que las frazadas de antaño, además como son muy livianas, nos permiten que las podamos llevar de vacaciones a lugares de mucho frío.
Es una tela muy noble, porque no se le hacen las tan indeseables pelotitas cuando envejecen, como pasa con otras telas abrigadas, o la lana misma.
Las mantas polares visten los ambientes de tu casa, elije el color que mejor se adapte a ella, y colócalo en los sillones, sillas, o rincones para dar un toque de modernidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *